Bueno para el Cuerpo, para el Alma y para la Piel

Hacer ejercicios físicos regularmente es bueno para mantenerse en forma y para mantener una buena salud. Cuando en el interior todo está funcionando correctamente, al exterior lo reflejamos en el cabello, las uñas, los ojos y, principalmente en la piel, ya que se ve hermosa y saludable.

En la dosis adecuada, el ejercicio aumenta la actividad de los agentes antioxidantes, que neutralizan los radicales libres responsables del envejecimiento, y estimula la producción de sustancias químicas que tienen acción antienvejecimiento, incluyendo la hormona del crecimiento L-glutamina. Además, la oxigenación promovida durante el ejercicio, a través de los años, favorece la nutrición de la piel y la producción de endorfinas, responsables de la sensación de bienestar, que a veces, debido a las actividades del día-día, olvidamos que existe.

Al realizar alguna actividad física, es importante tener en cuenta algunos cuidados para preservar la piel. La dermatóloga Dra. Darlene Larsen les aconseja a sus pacientes no quedarse demasiado tiempo con la misma camisa o calcetines sudorosos después de hacer ejercicio, por lo que sugiere cambiar estas piezas entre una clase y otra en la academia, especialmente cuando están muy mojados.

“La humedad es el factor clave para la proliferación de los hongos que causan micosis”, dice la Dra. Larsen.

Para quien se ejercita por la mañana, se recomienda limpiar la piel antes de salir de casa con el jabón específico para su tipo de piel y aplicar una loción tónica (piel normal o seca) o astringente (piel grasa o mixta). Para aquellos deportistas que prefieren deportes acuáticos como la natación o hidro-gimnasia, es importante estar muy atentos a la hidratación de la piel y del cabello.

El protector solar debe ser obligatorio para cualquier actividad física, sea en el agua, en la tierra, al aire libre o en la academia. Incluso en ambientes cerrados, es importante recordar que la luz fría puede quemar, contribuyendo a la aparición de problemas de la piel. Esto por no hablar de las manchas y arrugas, las que por ahora queremos que se queden muy lejos. Además, es primordial mantenerse hidratación durante el ejercicio. ¡Mantén siempre una botella de agua a tu lado!