Cuidados de la piel en el otoño y el invierno

La mayoría de las personas acostumbran cuidar su piel sólo durante la época de verano debido a la alta exposición solar y al temido cáncer de piel.

Aunque la radiación solar es menor en invierno, los especialistas aconsejan extender el cuidado durante todo el año, ya que las condiciones climáticas favorecen al desecamiento y envejecimiento de la piel. Por otro lado algunas enfermedades se acentúan con las bajas temperaturas.

Es importante mantener el hábito de hidratar el cuerpo con cremas, principalmente en las áreas expuestas, como las manos y el rostro. Además, debido a la mayor polución que se produce en la época invernal, es importante limpiar profundamente la piel y realizar exfoliaciones controladas con ácidos (peeligs). Otra medida es la de proteger la piel y los labios del sol con cremas con protección solar igual o mayores de factor 15, especialmente si vamos a realizar deportes en la nieve”.

Factores asociados al invierno
Los factores asociados al invierno que pueden afectar a la piel son: frío, viento, cambios de humedad, o los cambios de temperatura de un ambiente a otro.

La piel funciona como una barrera de protección ante los cambios del exterior, en los niños y ancianos tiende a ser más seca y en el período de pubertad por cuestiones hormonales, la piel es más grasa, por lo cual requiere hidratación especial.

Si bien la radiación ultravioleta es más fuerte en verano, hay que protegerse durante todo el año con protectores solares, sobre todo lo deben hacer aquellos que realizan actividades deportivas o recreativas al aire libre. Por ejemplo, en la nieve, donde el reflejo provoca que la radiación sea más directa, el cuidado debe ser alto.

Enfermedades que se acentúan con el frío:
Las alergias en los niños (dermatitis atópica) suelen empeorarse durante la época invernal, y se manifiestan a través de una fuerte picazón, eccemas y prurito. La Psoriasis, es otra de las enfermedades que empeoran en invierno, básicamente por la menor exposición solar que actúa como desinflamantorio. Otras: Urticaria (ronchas pruriginosas) por frío, problemas circulatorios como eritema pernio (sabañones), crioglobulinemia, enfermedad de Raynaud, etc.

Recordar: Hidratar, proteger del sol piel y labios, ropa adecuada a la temperatura y consultar al dermatólogo ante la aparición o agravamiento de ciertas patologías cutáneas. Realizar procedimientos para prevenir el envejecimiento de la piel (peelings y rellenos de arrugas con acido hialurónico, este ultimo favorece la hidratación de la dermis).

Dr. Pablo Pagano