Las maravillas de las castañas

Ricos en vitaminas y minerales, la familia de los frutos secos puede ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares

Puede parecer controvertido, ya que los frutos secos tienen una reputación de calóricos y grasientos, pero las llamadas frutas oleaginosas son grandes aliadas para prevenir enfermedades del corazón. Eso es porque el alimento tiene un alto contenido de grasas monoinsaturadas, que ayudan a reducir el nivel de LDL (colesterol malo) y aumentan el HDL (colesterol bueno). Los frutos secos tienen otros componentes beneficiosos para la salud, tales como proteínas, calcio, hierro, potasio, zinc, ácido fólico, entre otros.

“Ellos ayudan a fortalecer el sistema inmunológico por contener el zinc y el selenio, esenciales para la formación de enzimas antioxidantes”, explica la nutricionista paulistana Priscila Di Ciero, especialista en nutrición deportiva. Dado que los beneficios de la familia de los frutos secos son muchos, ¿vamos a conocer las características de los alimentos más comunes en Brasil?

Almendras
De acuerdo con Priscila, las almendras son fuentes de proteínas y contienen grasa y calcio. Además, este es el tipo de comida que no puede faltar en el plato de las personas que no comen carne, porque están llenos de niacina, magnesio, fósforo y ácidos grasos monoinsaturados. El consumo diario de almendras ayuda a proteger los riñones y fortalece los huesos. ¿Alguna vez ha tenido ganas de comer almendras? Así que prepárate para la mejor noticia: según los estudios, 12 unidades del fruto poseen menos de 100 calorías. Es decir, quien desea disfrutar de las oleaginosas sin ganar algunos kilos de más, ya sabe la mejor opción.

Castaña-de-pará
Esa semilla típicamente brasileña sorprende cuando se trata de beneficio. “Este alimento es una fuente de grasas que ayudan a equilibrar el colesterol”, explica la nutricionista. Además, posee Omega 3 que ayuda a mantener la memoria, combate el estrés, ayuda a prevenir enfermedades degenerativas del cerebro y disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Otra característica de la castaña-de-pará es el alto contenido de selenio. “Este mineral participa en la conversión de las hormonas tiroideas, mejorando todo el metabolismo y la regulación de la función de nuestras células”, dijo Priscila. La ingestión de una castaña al día suministra todas las necesidades de dicho nutriente en el organismo, durante 24 horas.

Nueces
De acuerdo con Priscila, el alimento es rico en arginina y óxido nítrico, una sustancia vasodilatadora, lo que ayuda en el suministro de nutrientes a las células musculares, ayudando a mantener los vasos sanguíneos saludables y reducir el colesterol alto. Las nueces también están llenas de vitaminas A, C, E y potasio. La nutricionista dice que las oleaginosas poseen el beta-sitosterol, un compuesto que reduce los niveles excesivos de cortisol (hormona del estrés), que conduce a una resistencia a la pérdida de grasa.

Sugerencias de consumo
¿Usted ha notado que la familia de los frutos secos es una gran aliada para combatir las enfermedades? Sin embargo, algunas oleaginosas son calóricas y la nutricionista advierte que sólo un profesional puede le indicar la cantidad correcta para su consumo. Pero, sólo para despertar el apetito, Priscilla dejó algunos consejos sobre la forma de consumir. “Molidas en la ensalada, trituradas en el yogurt o cereal, ralladas o en rebanadas con frutas cortadas o en licuados de frutas.” ¡Elija su favorito y buen apetito!