El Período Menstrual y la piel

Cómo si no fuera suficiente el cambio de humor, la hinchazón y el malestar causado por los cólicos, la piel de una mujer también sufre durante el periodo menstrual. En la primera mitad del ciclo, el cuerpo produce más estrógeno, y en la segunda mitad, de progesterona. De acuerdo con la dermatóloga Gisele Cristina Teixeira Barbosa, la piel y el cuero cabelludo se alteran durante la TPM, con también aumenta la oleosidad. “Si una mujer ya tiene una piel que tiende a ser oleosa, por lo general empeora durante esta fase. Surgen más puntos negros y espinillas, o los ya existentes se hacen más grandes “, dice. Esto es así porque, de acuerdo con la ginecóloga Tania Valladares Andriolli, los cambios hormonales que anteceden el período premenstrual hacen con que la mujer tenga disposición al acné, por ejemplo.

Para evitar problemas no deseados en la epidermis durante este período, el ideal sería aumentar la potencia o frecuencia del uso de cremas y jabón anti oleosidad. Evitar apretar los puntos negros y espinillas para que no produzcan manchas post-inflamatorias también es muy importante. “Hay algunos peelings que se pueden hacer para reducir estos síntomas y no son agresivos o escamosos como el peeling de ácido mandélico, ácido glicólico o ácido salicílico. Y la paciente puede regresar a trabajar el mismo día “, explica la dermatóloga.

También hay algunos anticonceptivos de acción antiandrogénica, es decir, que actúan disminuyendo la acción de las hormonas masculinas y por lo tanto disminuyen la oleosidad, acné y la caída del cabello. “Por eso es tan importante la comunicación entre el ginecólogo y el dermatólogo. Siempre que no haya ninguna contraindicación, una píldora elegida para complacer a todos “, dice Gisele. Según la profesional, algunos de los métodos hormonales de uso continuo impiden que esta montaña rusa de hormonas se produzca y por ello, se puede disminuir o incluso eliminar los síntomas de la TPM.

La ginecóloga Tania afirma que en algunos casos, la reposición de vitaminas y minerales también pueden ayudar a minimizar los efectos de la tensión premenstrual en la piel. “Ya en las situaciones más graves, el uso de medicamentos tales como anti-inflamatorios para el dolor en las mamas y los antidepresivos – cuando la TPM interfiere con la calidad de vida de la persona, en las relaciones con la familia y en el trabajo – puede ser la solución”, dice.

En la punta del lápiz
Anote todas las sugerencias para que su piel no sufra durante la TPM:

  • Use maquillaje poco oleoso, evitando las bases líquidas y dele preferencia a los polvos faciales. Retire siempre el maquillaje antes de dormir;
  • La misma orientación se da con respecto al protector solar. Prefiera los productos a base de gel o loción fluida. Recuérdese de evitar las cremas pesadas;
  • Preocúpese de la alimentación: se debe evitar el consumo exagerado de carbohidratos y grasas (como las frituras y los chocolates) para no aumentar la oleosidad de la piel.
  • Coma alimentos ricos en vitamina B6, calcio y magnesio y tome bastante líquido como agua y jucos naturales;
  • También es posible obtener algunos oligoelementos por medio de tabletas, pero opte siempre por una alimentación balanceada. Salmón, yogurts, plátanos y lentejas son óptimas opciones;
  • La actividad física es también muy beneficiosa para mejorar los síntomas de ansiedad y los dolores menstruales cuando se los hace con regularidad.

Créditos
Gisele Cristine Teixeira Barbosa
www.dragisele.med.br
Tânia Valladares Andriolli