Piel bella en la gravidez

La “barriga” no es el único cambio físico visible durante el embarazo. Mientras algunas mujeres se mantienen hermosas durante el embarazo, otras sufren grandes cambios hormonales que desencadenan una serie de cambios físicos, incluso en la piel. La aparición de manchas, acné y estrías son las más comunes y las que más molestan a las futuras madres. La Dr. Cristina Camargo Pires, cirujana plástica, indica qué hacer para evitar estos cambios y al mismo tiempo revertir los daños.

Melasma
Es posible que algunas manchas oscuras aparezcan en la parte delantera del rostro de la mujer gestante, estas son llamadas Melasma. Con los cambios hormonales, la producción de melanina se incrementa cuando la piel está expuesta a la luz del sol. “Algunas mujeres están más propensas que otras y aún teniendo el mayor cuidado de no exponerse al sol, las pequeñas manchas pueden aparecer”, explica la Dra. Camargo.

Pero no hay ninguna razón para entrar en pánico, en la mayoría de los casos, el Melasma desaparece al final del embarazo. Si no es así, existen tratamientos que se pueden realizar una vez haya pasado, que logran que la piel recupere su belleza y esté libre de manchas no deseadas.

Durante el embarazo:
-Use siempre protector solar
-Evite la exposición al sol
-Cremas aclaradoras pueden ser usadas con indicación médica

Tratamientos post-nacimiento:
-Cremas aclaradoras
-Renovación de las células cutáneas con ácido Tretinoína
-Peelings faciales – químico, de cristal
-Láser y luz intensa pulsada

Estrias
Otro problema que agobia a las mujeres embarazadas son las estrías. Estas afectan al 90% de las madres gestantes y surgen por el estiramiento de la piel debido al crecimiento del bebé y el aumento de peso de la madre – por eso son más comunes en el área del vientre y senos. “En los últimos meses de embarazo es mayor la posibilidad de aparición de estrías pues la barriga crece más rápido”, advierte la cirujana.

Lamentablemente, la genética desfavorece algunas mujeres y no todos los cuidados recomendados logran evitar las molestas estrías. En este caso, la solución es consultar un dermatólogo y el uso de los tratamientos que mejoran la apariencia de la piel después del nacimiento del bebé.

Durante el embarazo:
-Use bastante crema hidratante y aceites para el cuerpo mínimo dos veces al día.
-Fíjese en la balanza: si la mamá engorda demasiado, son mayores los riesgos de tener estrías.
-Beba siempre bastante líquido para mantenerse hidratada.

Tratamientos post-nacimiento:
Tratamientos que estimulan la formación de colágeno con ácidos, peelings, microdermabrasión (lijar la piel), subincisión y láser.
Intradermoterapia

Acné
Pensar que alguien que posiblemente tuvo problemas de piel durante la adolescencia pueda volver a tenerlos cuando decide ser madre parecería extraño, ¡pero es cierto! El acné puede presentarse durante el embarazo debido a todos los cambios hormonales que ocurren en ese período; sin embargo, generalmente desaparecen después del parto.

Durante el embarazo:
-Mantener siempre la piel bien limpia, con productos adecuados para su tipo de piel.
-Realizarse limpiezas faciales con frecuencia (bajo orientación médica).


Tratamientos post-nacimiento:

-Tratamiento con ácidos, peelings y láser.
Un buen comienzo para evitar los grandes e indeseados cambios es realizarse todos los exámenes prenatales, tener una rutina diaria de ejercicio, seguir una alimentación saludable y, sobretodo, disfrutar cada momento de esta fase única.