capa-relleno-facial

RELLENO FACIAL

El envejecimiento es un proceso singular para cada individuo y por eso, la combinación genética y el estilo de vida de cada uno, son factores que pueden acelerar o retardar este proceso. Desde el momento que nacemos, nuestras células se renuevan frecuentemente.

Ese es un proceso biológico de gran importancia para el organismo humano, pues es él que garantiza el éxito de nuestro crecimiento hasta la edad adulta. A lo largo del tiempo, la madurez gana nuevos contornos. Las células que antes de que se renovaban con gran vitalidad pasan a mostrar que la acción del tiempo torna el proceso de renovación celular gradualmente más lento, causando alteraciones importantes en la apariencia, que pueden ser notadas desde:

  • Alteraciones de hidratación, elasticidad, pigmentación y textura de la piel;
  • Aparición de líneas de expresión dinámicas (visibles con la acción de los músculos durante la mímica facial);
  • Surgimiento de rujas estáticas (visibles mismo con el rostro en reposo);
  • Pérdida de volumen y sustentación de los tejidos faciales, causando desplazamiento de las estructuras y consecuente pérdida de los contornos faciales.

De acuerdo con una encuesta realizada por la Academia Americana de Cirugía Plástica y Estética (ASAPS), se llevaron a cabo en los Estados Unidos más de 10 millones de procedimientos estéticos quirúrgicos y no quirúrgicos en 2012. De este total 1,8 millones son de tratamiento con rellenos faciales.

¿Cuáles son las indicaciones del tratamiento con rellenos faciales?

El tratamiento con rellenos faciales indicado para remodelar formas y contornos del rostro y labios, conferir volumen en zonas alteradas por el proceso de envejecimiento o simplemente para rellenar surcos y arrugas estáticas (las más profundas y visibles aún con el rostro en reposo). Es el médico quién determinará la indicación más adecuada para cada paciente.

Consulte a su médico especialista para saber más acerca de los tratamientos faciales indicados para usted.