El trabajo después de la jubilación y sus beneficios

Seguir con las actividades profesionales después de la jubilación hace muy bien. Conversamos con especialistas que se referirán al tema y con personas que optaran por ese estilo de vida.

Cuando llega el momento de la tan esperada jubilación, para muchos surge la pregunta, y ahora, ¿qué hacer desde aquí? Algunos optan por vivir de manera más pacífica, sin muchas agitaciones; mientras que otros ni siquiera piensan en detener sus actividades profesionales.

Mariza Costa, de 59 años optó por continuar. Se retiró el año 2003 como Directora de una Escuela Pública y desde esa fecha, Mariza continuó trabajando como profesora de Portugués e Inglés en la Institución. En la actualidad, enseña de lunes a viernes, 7 horas diarias y frecuenta el gimnasio cuatro veces por semana. ¿Y cuál es el resultado de estas actividades? Una vida saludable y un buen estado físico que causa la envidia a cualquier mujer de 18 años. “Elegí seguir trabajando porque me encanta lo que hago y no me veo sentada delante del sofá todo el día sin hacer nada”, explica.

Para aquellos que optan por permanecer en el trabajo, así como Mariza, una buena noticia: este tipo de actividad ayuda a mantener activa la capacidad cognitiva, la pérdida de memoria se retrasará y el poder del razonamiento se mantiene por más tiempo.

Según la Dra. Marcia Chaves Fagundes, coordinadora del Departamento de Neurología Cognitiva y Envejecimiento de la Academia Brasilera de Neurología, con la edad, el cerebro tiene que ser estimulado para no perder sus habilidades. “Una persona que no mantiene un estilo de vida activo puede tener un deterioro cognitivo leve, como la pérdida de memoria, que puede aumentar con el tiempo. Es importante señalar que si la persona vuelve a la vida activa, los síntomas desaparecen”, señalo la profesional.

La psicóloga Lídia Rodrigues Schwaz, miembro de la Sociedad Brasilera de Psicología y profesora de la Universidad Metodista de São Paulo añade: “Después de la jubilación, el individuo debe encontrar nuevos estímulos para su vida. Tengo algunos estudiantes jubilados, con un promedio de 70 años de edad, que poseían otros trabajos y ahora están buscando aprender una nueva profesión”. Para ejemplificar, la Dra. Marcia dice que cuando una persona tiene responsabilidades profesionales, ella está más preocupada por su salud y apariencia en comparación con la que no se mantuvo en actividad profesional.

Hablando de salud, otro tema ampliamente debatido por los expertos es la prevención de la enfermedad de Alzheimer. Los estudios demuestran que fomentar esta estrategia reduce los síntomas de la enfermedad, ya que las actividades aumentan la oxigenación de los circuitos neurales y ayudan a mantener la salud del cerebro. “Bailar, leer y tocar instrumentos son otros ejemplos de actividades que ayudan a retrasar la enfermedad. Importante: Lo contrario puede acelerar el inicio de los síntomas “, advierte el neurólogo.

Para aquellos que llevaban una vida sin un estímulo inspirador, permanezcan atentos al mensaje de la psicóloga: “Su jubilación puede representar una nueva etapa de la vida, en la que se pierden algunos vínculos. Para que la depresión no aparecezca, es importante recordar que no existe una edad para descubrir nuevas potencialidades, nuevos caminos. Esta es la dirección ideal para mantener siempre la calidad de vida”. Ella dijo que jubilarse también significa tener la condición de elección; un aliado importante para la autorrealización y la felicidad.