Para turbinar la inteligencia

Con la necesidad de mantenerlo activo y bien nutrido, diariamente nos abastecemos a través de los alimentos, los nutrientes necesarios para mantener el cerebro sano. Si no, puede ocurrir la degeneración del cerebro, ya que la falta de nutrientes que se encuentran en los alimentos tienen un gran impacto sobre las sustancias químicas del cerebro – pudiendo incluso interferir con el pensamiento, el comportamiento y la capacidad de aprendizaje.

Algunos nutrientes óptimos para esta actividad son: selenio, el zinc y el hierro, ya que, según la nutricionista Thabata Martins, ellos tienen un impacto directo sobre la inteligencia humana. “Están por lo tanto indicados para mejorar el rendimiento cognitivo, la memoria e incluso el raciocinio. Se trata de sustancias que estimulan esta área del cerebro y fortalecen la musculatura de esa parte “, explica.

Alimentos

El hierro es importante para la formación de músculos y para aumentar la inmunidad. Adicionalmente, los frijoles y las carnes son las principales fuentes de hierro y lo ideal es comerlos cocidos o a la parrilla. Las frutas como las ciruelas pasas, piña, coco, guayaba, fresa y naranja son también fuentes de este nutriente. Pastas, panes blancos, galletas y pasteles son bajas en hierro, así que estén atentos al consumo de estos alimentos.

Ya el selenio es un antioxidante excelente y también actúa retardando el proceso de envejecimiento y en la prevención de las enfermedades cardiovasculares. Los cereales son buenas fuentes de este nutriente, las nueces de Brasil son alimentos que contienen grandes dosis de la sustancia. La falta de selenio puede causar dolor y debilidad muscular y manchas blancas en las uñas.

El zinc participa en la parte genética de nuestro cuerpo y tiene cantidades específicas para consumir, ya que sus excesos no son beneficiosos para la salud, advierte la nutricionista Thabata (la cantidad ideal a cada persona debe de ser recomendada por un profesional). El arroz, harina de trigo integral, patatas, tomates, cebollas, uvas, naranjas y carnes son ricos en nutrientes. La falta de zinc puede causar pérdida de memoria, fatiga y falta de apetito, pérdida de cabello y problemas de piel.

Créditos
Thabata Martins, nutricionista del Zahra Spa & Estética.
www.zahra.com.br