Ácido hialurónico y toxina botulínica tipo A

Estos dos tratamientos médicos están indicados para el rejuvenecimiento facial, cada uno para un tipo específico de arrugas. Combinados, ¡logran resultados increíbles!

Cuando las arrugas comienzan a aparecer, muchas mujeres se sienten insatisfechas con su apariencia y buscan tratamientos para rejuvenecer la piel y disminuir las huellas del paso del tiempo.

Afortunadamente, hay en el mercado diferentes productos y técnicas que ayudan a suavizar las arrugas no deseadas, además de dar soporte y estructura facial por medio de la reposición de volumen en determinadas zonas de la cara que se pierde durante el proceso de envejecimiento.

Entre los tratamientos más conocidos y realizados en consultorios médicos se encuentran la aplicación del complejo de neurotoxina y los rellenos faciales de ácido hialurónico.

A pesar de las similitudes, cada uno de estos procedimientos está indicado para tratar un tipo de arruga y, cuando se combinan, pueden proporcionar una apariencia aún más rejuvenecida.

¿Cuáles son las principales diferencias entre ellos?

Tratamiento para combatir las arrugas dinámicas
La aplicación del complejo de neurotoxina está indicada para minimizar las arrugas dinámicas, mejor conocidas como líneas de expresión: aquellas arrugas que se forman por la acción repetida de los músculos durante la mímica facial y que son visibles solamente al mover los músculos de la cara para sonreír, hablar, mover las cejas o fruncir el ceño.

“Las arrugas dinámicas son más visibles en la región de la frente, entre las cejas y la zona de los ojos, pero también pueden ocurrir alrededor de los labios, “dice la dermatóloga Libania Paz.

rellenos-faciales

Los rellenos faciales tratan las arrugas estáticas
La aplicación de rellenos faciales de ácido hialurónico se utiliza para combatir las arrugas estáticas, es decir, esas marcas visibles incluso con el rostro en reposo. Estas arrugas son más profundas y, por lo general, se presentan debido a múltiples cambios estructurales en la piel y en otros tejidos de la cara.

Las arrugas estáticas son pliegues de la piel, que pueden ser causadas por la pérdida de volumen y soporte de los tejidos que, a su vez, provoca el desplazamiento de las estructuras faciales. Por ejemplo, el “bigote chino” puede ser causado y/o acentuado por la pérdida de soporte facial en el área de las mejillas”, explica Paz y añade: “Pero estas arrugas también pueden ser causadas por el estrés continuo y repetitivo de la piel, como una evolución de las arrugas dinámicas”.

La línea de rellenos faciales VYCROSS® Collection JUVÉDERM® cuenta con presentaciones específicas para cada tipo de arruga, desde la más superficial hasta la más profunda. Aplicado con agujas finas en distintas capas de la piel, el ácido hialurónico actúa expandiendo los tejidos, lo que atenúa las arrugas, da soporte y redefine el contorno facial.

Los resultados de los rellenos faciales con VYCROSS® Collection JUVÉDERM® son muy naturales, y además ofrecen una larga duración (entre 12- 18 meses) y mayor comodidad durante y después de la aplicación, por la presencia de la lidocaína en la formulación.

De esta manera, mientras que la neurotoxina actúa directamente en los músculos de la cara, los rellenos faciales ayudan a expandir los tejidos y proporcionan apoyo y estructura facial.

Los tratamientos pueden ser combinados
El complejo de neurotoxina y los rellenos faciales de ácido hialurónico son tratamientos que mutuamente constituyen excelentes herramientas para el rejuvenecimiento global del rostro. “Los dos procedimientos pueden y deben combinarse porque la naturalidad y la armonía del rejuvenecimiento facial requiere tratar la cara en su conjunto, influyendo en los múltiples aspectos del envejecimiento: este proceso ocurre por cambios en diferentes tipos de tejidos (piel, músculos, grasa y huesos), por lo cual, para lograr un rejuvenecimiento con apariencia natural, no hay nada mejor que tratar de manera combinada los diferentes tipos de señales”, concluye la especialista.

Asesoramiento
Libania Paz
Dematóloga