Masaje Facial

Los resultados del auto masaje rinden momentos relajantes a la piel.

Los músculos del rostro se tensionan cuando estamos nerviosas, y el papel del masaje es aliviar esa tensión.

En la cara, como en otras partes del cuerpo, también se acumulan puntos de tensión que comprometen el flujo sanguíneo local y dañan las células cutáneas. Haciendo que la piel pierda brillo, mostrando signos de fatiga y del envejecimiento precoz.

Lo que el masaje facial busca es eliminar los puntos de tensión, mientras que mejora el tono muscular e incluso se trata de activar la circulación de toda la longitud de la faz.

El masaje facial es el arte de embellecer y beneficiar a los tejidos a través de movimientos traiciónales realizados con la crema apropiada.

Aunque muchas personas no dan la debida importancia a esta técnica, se ha demostrado científicamente que el fortalecimiento constante de los tejidos mantiene la piel libre de manchas, puntos negros, espinillas, arrugas y otras imperfecciones, tornándola más resistente al viento y al polvo, además de más saludable y bella.

El masaje en la cara se compone de ocho puntos básicos: el mentón, la nariz y la boca, los ojos, las manzanas, el cuello, la frente y mejillas. Algunos profesionales usan este tipo de masaje desde el cuello hasta el cuero cabelludo, mientras que otros prefieren hacer el trabajo completo. Se aplica un toque de goma suave que forma una película que, al ser retirada, elimina las células muertas.

Cuando el paciente tiene ojeras o bolsas, el masaje se realiza con mayor énfasis en el área del ojo y con movimientos de drenaje, eliminando así la hinchazón causada por la retención de líquidos, mala circulación o la fatiga.

La frente, manzanas del rostro, mentón, cuello suelen recibir movimientos tonificantes, y generalmente ascendentes. Pero es en las mandíbulas que los profesionales tienden a tomar más tiempo. “Estos son los puntos de la cara donde la tensión se acumula más, requiriendo atención especial.

El masaje debe variar de acuerdo con los problemas específicos de cada paciente. Por otra parte, el tipo de movimiento es diferente para cada parte del rostro.